29/8/16

Marcha popular Lumbreras - El Horcajo, pasando por La Pinilla y La Rade



Lumbreras - El Horcajo



Clicar sobre la imagen para ver las fotos



Recorrido

Marcha popular Lumbreras – El Horcajo,

pasando por el Hoyo, La Pinilla y La Rade.

El día 8 de Agosto, como cada año por estas fechas nos reunimos en las antiguas escuelas para iniciar “la marcha”, más bien pocos, 18, pero con el suficiente ánimo para darnos un paseo, ya que solamente eran unos 9,5 km aproximadamente.
El recorrido es muy conocido. Al principio un poco desagradable por las piedras del camino “la cantorrera”, pero una vez llegas al primer arroyo “El Arroyo del Valle”, ya se hace más llevadero. Poco tardamos en llegar a otro arroyo, donde nace una fuente famosa “Fuente Badillo”, que sin duda su agua sería muy apreciada en otros tiempos por los habitantes de El Hoyo, que se encuentra relativamente cerca.
Poco tardamos en llegar a esta antigua población ya deshabitada desde finales del siglo XIX, nos dimos un paseo por las antiguas casas en ruinas, vimos Lumbreras desde las eras, en la parte alta, descansamos un  poco y reanudamos la marcha hasta La Pinilla.
En este lugar y sobre unas rocas, características del lugar, pudimos observar nuevamente Lumbreras en la lejanía y descender posteriormente hasta La Rade. No había unanimidad para acercarnos a este lugar, ya que algunos preferían ir directos a El Horcajo, sin dar un poco de vuelta, pero como teníamos tiempo, se optó por recorrer La Rade para conocer la zona. La Rade, estuvo habitada como mínimo hasta la segunda mitad del siglo XVIII y La Pinilla, lo fue con anterioridad. Si bien sabemos con certidumbre la localización de esta última, por las pizarras que protegían a las casas del viento norte, el caso de La Rade es un poco más difícil, ya que requiere una exploración detallada del terreno.
Se ojeó y examinó someramente algunas partes del lugar y se llegó a la conclusión de que había que venir con más tiempo para localizar el enclave con seguridad.
Sin apenas detención se continuó hasta El Horcajo. Una comida abundante y distendida, con nuevos convecinos y amigos de Lumbreras que nos acompañaron, sirvió para tomar fuerzas para la vuelta. Y estuvimos acompañados también, por el vecino del lugar, Juan, que nos enseñó la Iglesia y nos invitó a tomar unas copas para completar la comida y alegrar la tarde.
Posteriormente continuamos por la carretera caminando hasta Lumbreras.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada